En los primeros días, meses, con la salida de los primeros dientes…hay momentos en los que el bebé no duerme durante toda la noche del tirón. Ello tiene repercusiones tanto en el propio bebé como en sus padres: al día siguiente todo son ojeras en el trabajo y cabezazos en el sofá por la tarde sin apenas darte cuenta de que el sueño ha venido a por ti.

Aunque en ocasiones es inevitable, y forma parte de lo que significa ser padres, hay ciertas tácticas comprobadas para que el bebé pueda dormir durante la noche y que el sueño de ambos sea satisfactorio. Varios profesionales de la psicología y la pediatría han realizado diferentes estudios en los que se descubre que es posible planchar la oreja del tirón.

Si la cuna del bebé se encuentra en otro cuarto, es aconsejable adquirir intercomunicadores para ver y oír al pequeño en el momento en el que se despierte, como los que encontrarás en www.vigilabebes.es.

TÁCTICAS PARA QUE TU BEBÉ DUERMA TODA LA NOCHE

Existen diferentes variantes sobre qué hacer para que tu bebé duerma toda la noche, incluyendo el poner música clásica de fondo para el bienestar y confortabilidad de su sueño. Pero quizás sea un tanto complicado que los vecinos aguanten sin rechistar la ‘Novena’ sinfonía de Beethoven a la medianoche.

La primera teoría es la que indica que cada padre conoce a su bebé mejor que cualquier experto. Sabes qué carácter y cómo y cuándo llora, así que es mejor investigar sobre la materia a posteriori para ver qué es lo que mejor le conviene.

El método de Ina May Gaskin, aún no publicado en España pero si conocido entre los padres más defensores de la naturalidad en todo el proceso del embarazo, desecha la disciplina en favor del apego. Para ella, el compartir cama con el bebé hará que su sueño sea tan rápido como reparador.

El método de Penelope Leach es un tanto radical ya que asevera que dejar llorar a un bebé es equivalente a convertirlo desde pequeño en una persona inestable en el futuro. Los padres deben de estar siempre a su lado para que se sienta querido y protegido.

El método Williams Sears es aún más radical que el primero indicado, el de Ina May Gaskin, y asegura que el compartir cama entre padres y niño debe de alargarse durante la infancia, no sólo en la época de lactancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *