Las islas Canarias son una fuente inagotable de sorpresas. Además del típico descanso vacacional que te proporcionan sus playas y su marcha nocturna, las islas afortunadas también destacan por otro tipo de turismos distintos al sencillo playa, siesta y fiesta. Se trata del turismo ecológico y del turismo gastronómico, unos must dentro de la mochila del turismo actual.

De entre todas las islas Canarias, Lanzarote destaca por la increíble singularidad de su paisaje. Un regalo para los ojos y sentidos de todo viajero que tenga sensibilidad hacia la naturaleza. Ahora que vivimos en la era de las tecnologías no son pocas las imágenes que ilustran la belleza natural de estas tierras en las redes sociales.

En 1993, Lanzarote fue declarado Reserva de Biosfera y su oferta turística no se ciñe al habitual y apuesta por el turismo rural para que el turista descubra a su pueblo y costumbres. Un 40 % de la isla se encuentra protegido gracias a su alto valor natural y en ella pueden practicarse deportes acuáticos así como pasear por sus tierras volcánicas.

EL TURISMO GASTRONÓMICO EN LAS ISLAS CANARIAS

Cada vez más son los visitantes que se acercan a conocer otras ciudades y comarcas desde un prisma diferente al habitual. Una manera de conocer otras culturas mediante una actividad tan sencilla como vital: la comida. El turismo gastronómico está en auge en el territorio nacional y cada vez son más las empresas que realizan actividad vinculadas a la gastronomía local.

La cocina canaria destaca por la enorme variedad de ingredientes con los que trabaja y se diferencia de la cocina realizada en la península por su mayor exotismo. Cada plato es una delicia para el paladar por la mezcla de sabores que ofrece. Trabaja tanto productos de la tierra como del mar, resultando una gastronomía supercompleta.

La cocina canaria bebe mucho de la tradición granjera y sus platos están compuestos, en su mayoría, de productos autóctonos en grandes cantidades. Como es lógico, el pescado es el ingrediente más habitual, presentándose en diversas y sabrosas formas: con la receta del mojo picon, frito, asado, etc. Una receta muy común es el Sancocho.

En Lanzarote, también es muy típico el Gofio, de fama mundial, que tiene sus raíces en la cultura aborígen de las islas. Los quesos y las patatas (conocidas familiarmente como papas) merecen una mención aparte por su enorme calidad. También se cultiva la batata. Si visitas Lanzarote y no pruebas las papas arrugás, nadie creerá que has estado aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *