Antes de las maquinillas de afeitar actuales con dos, tres, cuatro o hasta cinco hojas los hombres se afeitaban con la típica cuchilla de afeitar o navaja de afeitar.

Las antiguas navajas de afeitar eran objetos muy preciados y, en ocasiones, codiciados por algunos hombres, dependiendo del modelo, ya que muchas de ellas eran objetos de lujo e incluso de colección. Las había hechas en metales preciosos, madera e incluso en marfil o cuerno de algún animal exótico e incluso con incrustaciones de piedras preciosas.

El gran problema de estas navajas de afeitar es que había que tener mucho temple y sobre todo mucha práctica ya que tenían una hojas muy afilada y al menor descuido te podías hacer una herida que, en caso de infectarse, podía darte problemas bastante serios.

Por suerte, con las actuales maquinillas de afeitar es bastante complicado cortarse, aun con las actuales maquinillas de cinco hojas, lo cual las convierte en una alternativa muy cómoda para el aseo personal de los hombres. Pero, ¿cuál es la historia de las actuales maquinillas de afeitar?.

HISTORIA DE LA MAQUINILLA DE AFEITAR ACTUAL

El inventor de la actual maquinilla de afeitar fue King Camp Gillette. Gillette era un hombre que viajaba continuamente y le gustaba ir afeitado, el problema era que debía afeitarse con una navaja y para ello necesitaba una gran precisión, algo imposible con el traqueteo de los trenes de la época.

A Gillette se le ocurrió que podía fabricarse una maquinilla de afeitar a la que tras pocos afeitados se le gastase el filo y hubiera que desecharla.

Los hermanos Kampfe ya habían inventado a mediados del S XIX  una maquinilla de afeitar que evitaba el contacto excesivo de la cuchilla con la piel pero aun usaba una cuchilla que había que sacar tras el afeitado para volver a afilarla. Gillette añadió una cuchilla que durase varios usos y que no se pudiera retirar (desechable).

En 1901 Gillete crea la American Safety razor Company y al año siguiente se crea Gillete Safety razor Company y presenta sus maquinillas que entonces tenían una sola hoja.

Hasta mediados del Siglo veinte se usaban cuchillas de acero al carbono pero se oxidaban rápidamente y había que reemplazarlas hasta que en 1965 Wilkinson Sword creó las primeras cuchillas de acero inoxidable obligando a Gillette a fabricarlas también para poder competir.

Con los años se han ido añadiendo hojas a la navaja, bandas de aloe vera y diversos añadidos para mejorar el  afeitado de los hombres hasta el día de hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *